¿Alguna vez has visto un cachorro de erizo?

La fábula del erizo

Durante la Edad de Hielo, muchos animales murieron a causa del frío.

Los erizos dándose cuenta de la situación, decidieron unirse en grupos. De esa manera se  abrigarían y protegerían entre sí, pero las espinas de cada uno herían a los compañeros más cercanos, los que justo ofrecían más calor. Por lo tanto decidieron alejarse unos de otros y empezaron a morir congelados.

Así que tuvieron que hacer una elección, o aceptaban las espinas de sus compañeros o  desaparecían de la Tierra. Con sabiduría, decidieron volver a estar juntos. De esa forma aprendieron a convivir con las pequeñas heridas que la relación con una persona muy cercana puede ocasionar, ya que lo más importante es el calor del otro.

De esa forma pudieron sobrevivir.

Moraleja de la historia: La mejor relación no es aquella que une a personas perfectas, sino aquella en que cada individuo aprende a vivir con los defectos de los demás y admira sus cualidades.

(enviado por Flori)

¿Estarías dos semanas sin usar jabón?

Sean Bonner, de BoingBoing, acaba de confesar que desde hace un año no usa ningún tipo de jabón ni champú. Una confesión inquietante como pocas, si no se apresurara en aclarar que su olor corporal es muy bueno y su piel es más suave y saludable que antes.

Tu cuerpo está diseñado para auto regularse. Esparcir compuestos químicos por nuestra piel interfiere con este mecanismo regulador alterando los balances naturales del pH. Esto tenía suficiente sentido para mí, así que decidí probar un mes.

Inspirándose en el relato de Bonner y en la creencia de que el cuerpo humano es capaz de auto regularse, GOOD incitó a su audiencia a que abandonaran el jabón durante un mes, y por otro lado, No More Dirty Looks ha empezado el año con un original concurso: sus lectores podrán dejar de usar el jabón durante dos semanas y enviar un relato, en menos de 100 palabras, contando su experiencia. Hay premio para el mejor.

¿Será necesario usar jabón para no oler mal? Solo tú -y los de tu alrededor- pueden saberlo, aunque podría ser una buena oportunidad para averiguarlo.

Vía :: Treehugger | BoingBoing

Huerto de verano (DIY)

Esto es el resumen fotográfico de nuestra primera experiencia como agricultores (si me viera mi padre…). En la parte de detrás de nuestra nueva casa hemos plantado, visto crecer y saboreado distintas variedades de tomates, pimientos, berenjenas, melones, sandías y pepinos este verano.

Un objetivo importante era conseguir una ubicación y orientación óptimas para el huerto. El mejor lugar parecía la parte trasera de la casa, cerca de la cocina. Había que lograr el mayor número de horas de sol para las plantas y evitar posibles daños por aguas torrenciales que pudieran arrastrar los montones, dado que la parcela presenta una ligera pendiente hacia el este.

Dadas las condiciones del terreno, lo que hicimos fue orientar los montones por su eje longitudinal hacia el sur. Para salvar el problema del desnivel, se nos ocurrió reutilizar unos paneles translúcidos (sobrantes de un cerramiento con policarbonato) a modo de dique-contenedor, que permitiera mantener intactos los montones de tierra frente a fuertes precipitaciones de agua y además porque, en otro caso, habrían acabado primero en un contenedor de obra y luego dios sabe ande. El 30 de abril nos pusimos manos a la obra.

No hemos utilizado ningún insecticida ni otro producto químico, salvo un poco de azufre con el que espolvoreamos las matas de tomate cuando todavía eran jóvenes. Desde su inicio y prácticamente todo el tiempo, el riego se realizó con agua de lluvia recogida en nuestro aljibe y llevada hasta las plantas mediante riego por goteo.

Algunos datos:

  • Superficie total ocupada: 30 m2
  • Número de montones: 4
  • Longitud de los montones: 6.5m
  • Separación entre montones: 1.20m aprox.

¿os tengo que contar cómo estaban los tomates?