Jamendo

Jamendo

A principios del verano, Prince nos sorprendía regalando su último disco (tres millones de copias) con la compra de un periódico británico dominical. Lo hizo diez días antes del lanzamiento oficial en EEUU, desafiando a la industria discográfica. Ahora oigo que Springsteen regala su último single (que se puede descargar libremente desde la web de RTVE) con las letras y todo. Son dos ejemplos actuales y representativos de que el mercado de la música se desplaza y avanza, mientras la industria discográfica -tal y como lo conocemos- se hunde como el Titanic.

¿Entonces ya no hay negocio con la música? Por supuesto que lo hay. Un ejemplo rápido: Jamendo ofrece una plataforma donde los artistas pueden ser vistos y oídos por todo el mundo, gracias a Internet. Si eres un autor, puedes publicar tu disco bajo una licencia de Creative Commons, hacer que tu álbum se pueda escuchar y/o descargar por cualquier persona del mundo y recibir donaciones económicas en una cuenta de Paypal (Jamendo garantiza que al menos el 90% de las donaciones irán a parar al bolsillo del autor).

Si no eres autor, Jamendo es una enorme caja de música que te permite escuchar y descargar música en base a varios criterios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.